Otros albaceas testamentarios

➕ En este artículo aprenderás:

La elección de un albacea es importante porque él es el representante de su patrimonio después de su muerte. Presentarán su testamento ante el tribunal de libertad condicional local, liquidarán sus activos para pagar sus deudas pendientes, distribuirán sus activos a sus beneficiarios y herederos, presentarán su declaración de impuestos final y cerrarán oficialmente su patrimonio.

Debido a la responsabilidad, muchas personas eligen cerrar a un ser querido como albacea. Pero, ¿qué sucede si no tiene familiares inmediatos o sobrevivientes para nombrar?

¿A quién debo elegir como mi albacea cuando no tengo familia?

Si no tiene parientes vivos, o al menos ninguno que le gustaría ejecutar su testamento, todavía tiene otras opciones.

Primero considere nombrar a un beneficiario como albacea. Lo más probable es que si tiene una relación lo suficientemente cercana con alguien como para dejarle obsequios (especialmente porciones más grandes de su patrimonio), esté lo suficientemente cerca como para nombrarlo albacea.

También puede designar como su albacea a ciertos profesionales (como abogados) que tienen experiencia en el cierre de sucesiones. Si escribió su testamento con un abogado, puede pedírselo. También puede preguntarle al banquero o al asesor financiero que maneja sus finanzas.

Sin embargo, debe tener en cuenta que los abogados y los banqueros generalmente cobran honorarios de albacea por sus servicios. Por lo general, la tarifa es del 5 al 7 % del resto de su patrimonio, según las leyes de su estado.

¿Necesito un albacea para mi última voluntad?

No todos nombran un albacea en su testamento. En estos casos, el tribunal de sucesiones designa a un agente como administrador del patrimonio para que se encargue de las funciones ejecutivas. El tribunal de sucesiones es un tribunal especializado que se ocupa de asuntos de sucesión.

Es ideal nombrar a su propio albacea para su propia tranquilidad. Si no nombra un albacea y no tiene parientes vivos, es posible que ni siquiera se descubra o presente su testamento. En este caso, se dirá que murió intestado (es decir, sin testamento) y su patrimonio se distribuirá de acuerdo con las regulaciones de su estado.

Es mejor nombrar a alguien que conozca y en quien confíe como su albacea, pero tenga en cuenta que alguien puede negarse a asumir funciones ejecutivas incluso después de su muerte. En este caso, el tribunal nombraría un administrador de su patrimonio.

Por esta razón, debe considerar preguntarle a alguien si será su albacea antes de nombrarlo. Si dice que sí, es una buena idea decirles dónde ha guardado su testamento para que sea más fácil para ellos encontrarlo y depositarlo poco después de su muerte.

0/5 (0 Reviews)

🔥 También te puede interesar:

Subir

En modelosydeclaraciones.com usamos cookies para asegurarte una mayor experiencia de navegación. +Info