Mi versículo bíblico cuando estoy preocupado por el dinero (o cualquier cosa en realidad)

➕ En este artículo aprenderás:

Si hay algo que he descubierto al monitorear mis propias finanzas a lo largo de los años, es esto: el futuro es amigable con la preocupación. Es inevitable. En algún momento, me voy a preocupar por el dinero.preocuparse por el dinero

Creo que mucha gente está allí conmigo. La encuesta reciente mostró que el 73% de los estadounidenses clasificaron sus finanzas como el estrés número 1 en sus vidas. Es más que las cosas que crees que causarían más estrés, como las relaciones, la carrera, la familia, los niños y el tráfico en la autopista.

Entonces, ¿de qué preocuparse cuando se trata de dinero? Bueno, todo en realidad.

En primer lugar, nos preocupamos por cómo llegar a fin de mes. Nuevamente, estudios recientes muestran que poco más del 60% de los estadounidenses viven de cheque en cheque. Esto significa que solo pueden llegar a fin de mes con un cheque de pago. No es una forma de vida preguntarse si podemos llegar al próximo recibo de pago.

Pero hay otras áreas donde la gente se preocupa por el dinero. se preocupan por como hacer un presupuesto para pagar esas facturas mensuales. Por supuesto, están preocupados por el futuro. ¿Cómo se financiará un cheque de pago para la vida de jubilación?

Y luego están los niños. Con el aumento del costo de la educación superior, saber como pagar la universidad es una gran preocupación.

Si no tenemos cuidado, eventualmente nos quemaremos cuando nos preocupemos por el dinero.

Entonces, ¿hay una mejor manera? ¿Qué pasaría si pudiéramos cambiar nuestra mentalidad para que la mayoría de las preocupaciones, si no todas, desaparezcan? ¿Es posible?

Yo diría que la respuesta es sí. Pero vamos a necesitar ayuda.

soy todo yo

Para mí, la preocupación parece un acto egoísta. Cuando me preocupo por el dinero (o cualquier cosa en realidad), pongo toda la responsabilidad sobre mí. Cualquiera que sea el tema en el centro de mis preocupaciones, depende solo de mí llevarlo.

Soy el único que puede hacerlo. Tengo que gestionar todos los detalles. Y solo yo puedo prever todos los factores externos que puedan surgir.

Necesito tener el control para poder lograr el resultado deseado.

Incluso mientras escribo estas palabras, sé que está mal. Nadie debería poner toda la carga sobre sí mismo de esa manera. Aún así, no puedo evitar hacerlo una y otra vez.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera? Bueno, aprendí que necesitaba ayuda. Puedo pensar que conozco mis necesidades y cómo van a resultar las cosas. Pero en realidad, no lo hago.

Sin embargo, hay alguien que conoce mis necesidades mucho mejor que yo. Y si elijo poner mis preocupaciones de dinero a sus pies, mi vida se vuelve mucho más tranquila.

Palabras de consuelo cuando se está preocupado por el dinero

Mi pasaje al versículo bíblico cuando empiezo a preocuparme por el dinero es en realidad una serie de versículos. En medio de quizás su mayor sermón, Jesús desafía a los preocupados con estas palabras en Mateo 6:25-34:

“Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, por lo que comeréis o por lo que beberéis; ni de tu cuerpo, de lo que te vas a poner. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido?

Mirad las aves del cielo, que ni siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; sin embargo, su Padre Celestial los alimenta. ¿No vales más que ellos? ¿Quién de vosotros con cuidado puede añadir un codo a su estatura?

Entonces, ¿por qué te preocupas por la ropa? Mira los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; y sin embargo os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Ahora bien, si Dios viste así la hierba del campo, que hoy existe y que mañana será echada en el horno, ¿no hará mucho más a vosotros, gente de poca fe?

Así que no te preocupes por decir: '¿Qué vamos a comer? ' o '¿Qué bebemos?' o '¿Qué nos vamos a poner?'…Porque vuestro Padre Celestial sabe que necesitáis todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Por lo tanto, no te preocupes por el mañana, porque mañana te preocuparás por tu propio negocio. Suficiente para el día es su propio problema.

Dios pone nuestro valor en contexto

En estas versiones, Dios pone nuestro valor en contexto.

Él creó todo lo que vemos. Como escribí en el primera publicación nunca en este blog, es dueño de todo. Y Él se preocupa por todo eso, hasta las aves del cielo y los lirios del campo. Entonces, si eso es cierto, ¿por qué nos preocupamos por el dinero?

Las aves del cielo tienen necesidades, principalmente de alimento. Dios los ve y provee para ellos. Y dado que valemos más que ellos, ¿por qué deberíamos preocuparnos? Dios los provee. Él hará lo mismo por nosotros.

Del mismo modo, los lirios de campo están bellamente ornamentados. Crecen bebiendo de la lluvia y bañándose en el sol que se les proporciona diariamente. No tienen otra preocupación que la de existir y aprovechar la vida que se les da, pero por poco tiempo.

Si Dios cuida de una planta tan simple como esta, ¿por qué no creo que me proveerá a mí? ¿No soy yo también más valioso que los lirios?

Cuando me preocupo por el dinero, tengo una fe superficial. Supongo que Dios no conoce mis necesidades, no sabe lo que está pasando en mi vida. Esto no es del todo cierto, porque lo vemos interesándose y proveyendo para la vida de los demás una y otra vez en las Escrituras.

Por lo tanto, tengo que confiar en que él sabe lo que necesito y me lo proporcionará a su debido tiempo.

Contenido relacionado: A veces confío en las cosas equivocadas

Suficiente para el día es su propio problema

También me gusta la línea que cierra el pasaje. Eso debería resumir nuestra mentalidad. Concéntrate en los eventos de hoy y deja el mañana para mañana.

Sin embargo, tenga en cuenta que Jesús no dice "No planee". Jesús creía en contar los costos de un esfuerzo para asegurarse de que serías capaz de terminar. Apoya la planificación para el futuro, pero no se preocupa por ello.

Contenido relacionado: Cuente el costo: el paso secreto para tener éxito en cualquier cosa

Jesús nos desafía a observar nuestras emociones en relación con nuestros planes futuros. Agonizar por cosas que no podemos controlar o eventos que tal vez nunca sucedan será contraproducente para vivir una vida feliz y satisfactoria en el momento.

Además, creo que hay un gran valor en estar mental y emocionalmente presente en el momento. Cuando nuestras mentes están tan enfocadas en el mañana, a menudo perdemos oportunidades en el presente. La capacidad de establecer una conexión, resolver un problema o ayudar a alguien en necesidad está más allá de nosotros porque nos preocupamos por los acontecimientos por venir.

Un objetivo mejor

En última instancia, hay un mejor propósito oculto en este pasaje. En lugar de gastar mi energía preocupándome por el dinero, debo concentrarme primero en el plan de Dios. Hacia el final del pasaje, obtenemos esta carga:

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia…”

Sí, el dinero es importante. Los presupuestos son importantes. Lo mismo ocurre con las cuotas escolares de los niños y los fondos de jubilación.

Pero al final, estas cosas palidecen en comparación con el verdadero propósito que debe guiar nuestras vidas. La agenda de Dios debe ser nuestra agenda. Vivir nuestras vidas de la manera correcta debe ser nuestra motivación. Es el mejor gol.

Y, oh, hay un resultado interesante al hacer las cosas de esta manera. Cuando primero buscamos a Dios, se nos dice esto en la siguiente oración del pasaje:

"...y todas estas cosas también se os darán".

¿Qué son todas estas cosas? Las mismas cosas mencionadas anteriormente en el pasaje: comida, bebida, ropa, etc. Cuando honramos a Dios y buscamos primero su reino, él proveerá primero para nuestras preocupaciones.

Comprender esto me ayuda a liberarme de la preocupación por el dinero. Dios me tiene. Puedo descansar ahí.

Déjate llevar y no te preocupes más por el dinero.

Planeo tener siempre comida para comer, ropa para vestir y un techo sobre mi cabeza. Ojalá las decisiones que estoy enfrentando actualmente se materialicen de manera positiva. Trabajo en planes financieros planificados en los que estoy trabajando para el éxito a largo plazo.

Pero independientemente de los resultados, tengo que dejar de lado mis preocupaciones sobre ellos. Es una carga que no vale la pena llevar.

Deja un comentario o responde una pregunta a continuación: ¿Eres un preocupado por naturaleza? ¿Alguna vez te encuentras preocupándote por el dinero? ¿Como manejas esto? ¿Qué es lo más grande que te preocupa?

Imagen en Pinterest

0/5 (0 Reviews)

🔥 También te puede interesar:

Subir

En modelosydeclaraciones.com usamos cookies para asegurarte una mayor experiencia de navegación. +Info