Inversión que no se puede adelantar

✅ En este artículo aprenderás:

CDB 220% de CDI con liquidez diaria.

¿Eres de los que teme no poder controlarse cuando intenta ahorrar algo de dinero? ¿Crees que acabarás pidiendo el canje de tus aplicaciones y gastándote el dinero en tonterías en lugar de dejarlo rendir hasta el momento de utilizarlo para conseguir tu objetivo económico?

Si no confías en ti mismo y no tienes ganas de confiar en tu propio autocontrol, existen estrategias que pueden ayudarte a no arruinar tu dinero invertido antes de lo planeado.

¿Por qué sacar el dinero de su cuenta corriente tan pronto como sea posible?

Desde un punto de vista financiero, dejar dinero en su cuenta corriente es lo mismo que guardarlo debajo del colchón. La inflación puede erosionar el poder adquisitivo de sus recursos, que no rinden ni sufren ningún tipo de corrección monetaria.

Los inversores siempre deben ser conscientes de esto, especialmente en tiempos de alta inflación. ¿Ha pensado alguna vez en ver su reserva perder casi el 10% de su poder adquisitivo en un año solo porque estaba atascado en su cuenta corriente?

Si no estás seguro de cómo funciona la inflación, ya te hemos hablado un poco de ella en este otro post.

Acostúmbrate a dejar en tu cuenta corriente solo los recursos que utilizarás hasta recibir tu próximo ingreso. Si su dinero permanece inmóvil durante mucho tiempo, es posible que no pueda alcanzar sus objetivos financieros o que tarde más de lo deseado en llegar allí.

Para evitar que esto suceda, invierte tu dinero y garantiza una rentabilidad por encima de la inflación. Haga esto incluso si aún no tiene un objetivo claro para esa reserva o no ha hecho un plan financiero.

Mientras planifica mejor, aplique la cantidad a una inversión conservadora.

La aplicación dará sus frutos, protegiendo el poder adquisitivo de tu dinero y dejándote espacio para hacer tu planificación con tranquilidad.

Pero ¡cuidado! La cuenta de ahorros no es el mejor destino para estos recursos. Su ingreso a menudo va a la zaga de la inflación. E incluso cuando no lo hace, apenas puede mantenerse al día con el aumento de los precios.

“Fuera de la vista, fuera de la mente”, dice el dicho. Para que no acabes gastando el dinero que deberías invertir en tus sueños en cerveza o zapatos nuevos, haz que el ahorro sea lo primero que saques de tu cuenta cada vez que te baje el sueldo.

Puede, por ejemplo, programar transferencias automáticas a su cuenta de ahorros, fondos de inversión o su cuenta de corretaje.

Si ese dinero no está disponible en tu cuenta corriente, es como si no existiera, es decir, es como si ganaras menos. Ya no tienes esos recursos.

¿Por qué invertir en aplicaciones?

Si los sacrificios en la rentabilidad son suficientes para disuadirlo de redimir o vender su inversión antes de tiempo, busque inversiones con las siguientes características:

Las tasas van desde el 22,5% para períodos de aplicación inferiores a 180 días hasta el 15% para períodos de aplicación superiores a 720 días, aproximadamente dos años.

Los fondos de pensiones, enfocados a la inversión a largo plazo, tienen la opción de una tabla regresiva diferente.

Sus tasas varían desde el 35% para inversiones con plazos menores a dos años hasta el 10% para inversiones a más de diez años. La intención es precisamente fomentar la inversión a largo plazo, con vistas a la jubilación.

  • Menor rentabilidad en caso de amortización anticipada: algunos Certificados de Depósito Bancario (CDB) ofrecen rendimientos atractivos para aquellos que conservan el valor hasta el vencimiento y rendimientos más desventajosos para aquellos que los canjean anticipadamente.

Puedes encontrar CDBs que pagan el 220% del CDI para quienes mantienen el bono por dos o tres años y cuyo rendimiento baja a algo así como el 70% u 80% del CDI para quienes lo rescatan antes del vencimiento.

Para obtener el rendimiento más interesante, simplemente haga coincidir el plazo de su objetivo financiero, por ejemplo, la fecha de pago de su ceremonia de boda o de poner su propia casa, con la fecha de vencimiento del CDB.

  • Bonos de renta fija con alta volatilidad: aun siendo la inversión con menor riesgo de default en la economía brasileña, los bonos públicos sufren fluctuaciones de precios que, en algunos casos, pueden llevar al inversionista a tener retornos negativos.

Pero esto solo ocurre si vende el bono antes del vencimiento. El rendimiento prometido por los bonos públicos sólo se paga a quienes conservan el papel hasta el final del plazo.

Los valores vendidos por adelantado se negocian al precio de mercado, que puede ser mayor o menor que el precio de compra, dependiendo de las expectativas de la tasa de interés básica (Selic).

Este riesgo de mercado, sin embargo, tiende a ser mayor con los bonos de tasa fija y ligados a la inflación, que son más volátiles. En el caso de tasas flotantes (Tesorería Selic), la venta anticipada generalmente se traduce en un rendimiento positivo, ya que tiende a seguir la tasa Selic.

Por lo tanto, prefiera bonos de tasa fija o ligados a la inflación, haga coincidir sus vencimientos con la fecha de su objetivo y llévelos hasta el vencimiento, ya que el riesgo de pérdidas en la venta anticipada de estos valores es mayor.

¿Por qué inversiones ilíquidas hasta el vencimiento?

Si los impuestos sobre la renta más altos, la baja rentabilidad o los ingresos negativos no son suficientes para que renuncie a rescatar o vender una inversión financiera, elija inversiones que no puedan venderse o rescatarse antes del vencimiento.

En renta fija existen inversiones de bajo riesgo que cuentan con un período de carencia, asegurando que tu inversión se mantenga intacta hasta el momento en que utilices los recursos.

Este es el caso de los CDB y RDB (Bank Deposit Receipts) con período de gracia, es decir, que no se pueden vender antes de una fecha específica.

Las Cartas de Crédito Hipotecarias (LCIs) y las Cartas de Crédito Agroindustriales (LCAs) tienen un período de gracia obligatorio de 90 días, y en ciertos casos no permiten redención anticipada, teniendo liquidez solo al vencimiento.

Todos estos títulos son emitidos por bancos y están cubiertos por el Fondo de Garantía de Crédito (FGC) para inversiones de hasta 250 mil por CPF, por institución financiera. Es decir, si el banco emisor va al muro, el inversor recibe su dinero de vuelta hasta este límite.

Un punto de atención: los bonos de capitalización suelen ser ofrecidos por los bancos con el objetivo de “proteger al cliente de sí mismo”, mientras compite por premios.

Sin embargo, la probabilidad de ganar una prima es muy baja, al igual que el rendimiento de estos bonos: hay opciones mucho más rentables y de bajo riesgo que valen mucho más la pena. Trate de mantenerse alejado de los bonos de capitalización.

¿Qué tal contar con el apoyo de la mejor corredora a la hora de realizar tus inversiones? ¡Contacta con nuestro equipo, tenemos profesionales listos para ayudarte! ¡Abre tu cuenta en Genial!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Inversión que no se puede adelantar puedes visitar la categoría Hipoteca.

🔥 También te puede interesar:

Subir