Fondos Inmobiliarios o LCI: ¿Cuál es la mejor opción? ¡Comprender!

✅ En este artículo aprenderás:

Invertir en el mercado inmobiliario puede ser una alternativa interesante y suele llamar la atención de muchas personas. Lo que muchos no saben es que el sector tiene otras opciones además de la compra de inmuebles, como los fondos de inversión inmobiliaria (FII) o las cartas de crédito inmobiliarias (LCI).

Como ambas alternativas están dirigidas al mismo segmento, es importante conocer las diferencias entre ellas. Para esto, es necesario comprender cómo funciona cada inversión y comprender para quién son más adecuadas.

Para conocer más sobre las particularidades de los FII y LCI y cómo diferenciarlos, sigue leyendo. ¿Vamos?

Características de los fondos inmobiliarios.

El fondo inmobiliario es un tipo de inversión colectiva que agrupa el patrimonio de varios inversores interesados ​​en invertir en bienes o derechos inmobiliarios. Para invertir en esta alternativa, es necesario adquirir acciones que se negocien en la bolsa de valores.

Así, su dinero, sumado al de otros accionistas, se utiliza para hacer posibles negocios, como la adquisición de centros comerciales, almacenes logísticos y oficinas. Aún así, es posible que la FII invierta en valores vinculados al mercado inmobiliario.

Por lo tanto, pueden tener múltiples propiedades y activos inmobiliarios bajo administración. Si te interesa la alternativa, debes saber que invertir en fondos inmobiliarios es sencillo. Basta con tener una cuenta de corretaje para acceder al entorno bursátil y operar.

Además, vale la pena conocer otras características de los FII. Echale un vistazo:

  • la exención del Impuesto a la Renta por dividendos, es la distribución del resultado generado por el FII;
  • pago de IR sobre la ganancia de capital en la venta de acciones a una tasa del 20%;
  • gestión profesional para realizar las inversiones;
  • liquidez;
  • aporte mínimo bajo;
  • posibilidad de participar en diferentes proyectos del sector inmobiliario, con mayor diversificación de la cartera de inversiones.

Características de las Cartas de Crédito Hipotecarias (LCIs)

Los LCI, por otro lado, son valores privados de renta fija y funcionan como fuentes de recaudación de fondos para los bancos. En la práctica, las instituciones emiten estos productos como una forma de promover el desarrollo del sector inmobiliario, mediante el pago de intereses al inversionista.

Estos valores son fáciles de adquirir, ya que se negocian a través de instituciones que operan en el mercado financiero, como los corredores de bolsa. Sin embargo, es importante señalar que tienen un período de gracia para la redención.

Esto significa que el inversor no puede redimir el dinero invertido durante un período determinado. A menudo, el período de gracia es hasta el vencimiento, lo que requiere que el inversionista mantenga la inversión durante todo el plazo o negocie el valor en el mercado secundario.

Sin embargo, en este caso, existen riesgos de pérdidas financieras, ya que la venta del valor se realizará considerando el precio de mercado en la fecha de redención. Vale la pena saber que el rendimiento y la fecha de vencimiento dependen de cada título.

Las LCI también suelen ser asequibles, pero el monto mínimo de solicitud también depende del emisor. Cabe señalar que el título está protegido por el Fondo de Garantía de Crédito (FGC). La cobertura está limitada a BRL 250.000 por institución y por CPF o CNPJ.

También hay un techo global de R$ 1 millón, renovable cada 4 años. Por lo tanto, las LCI tienden a alinearse con objetivos financieros a corto y mediano plazo, especialmente porque el vencimiento tiende a ser inferior a 5 años.

Otro aspecto interesante es que no hay cargo de Impuesto a la Renta sobre los ingresos de quienes invierten en LCI. Esto puede hacer que la inversión sea ventajosa en comparación con otros activos de renta fija.

Diferencias esenciales entre LCI y FII

Como has visto, mientras que los fondos inmobiliarios son activos de renta variable, los LCI son de renta fija. Esto marca la diferencia al comparar los riesgos y los rendimientos de las alternativas. En general, el potencial de retorno del FII es mayor, pero también presenta más riesgos.

Además, como los fondos distribuyen dividendos, pueden ofrecer ingresos pasivos al inversor. Esto sucede en todas las fis que, por regla general, reparten dividendos mensualmente.

Por otro lado, las LCI son más seguras, precisamente porque son un producto de renta fija que está protegido por el FGC. En esta modalidad, le prestas tu dinero al banco para que lo reciba con intereses de una manera previamente acordada.

Por lo tanto, los ingresos no están directamente relacionados con la apreciación de los activos en el mercado inmobiliario, como en algunas FII, lo que puede ocurrir o no. También vale la pena señalar que la rentabilidad puede ser de diferentes tipos.

Echale un vistazo:

  • tasa flotante: ligada a un indicador económico, como el CDI (Certificado de Depósito Interbancario). Este índice es muy cercano a la tasa de interés básica, la Selic;
  • prefijado: paga una tasa de interés determinada en un porcentaje anual;
  • híbrido: combina las dos formas de remuneración, con una rentabilidad ligada a un índice de mercado y un porcentaje predeterminado.

Entendiendo las características de los FII y LCI, es posible notar que ambos pueden ser interesantes para diferentes perfiles y objetivos.

Formas de elegir entre fondos inmobiliarios o LCI

Ahora que sabe más sobre inversiones, puede que tenga dudas sobre si elegir entre un fondo inmobiliario o LCI. Para ello, lo ideal es prestar atención a tu perfil inversor y tus objetivos.

Si para su momento financiero le resulta más interesante asumir ciertos riesgos en busca de un mayor potencial de rentabilidad, los fondos inmobiliarios pueden ser la mejor elección. Después de todo, sus resultados pueden ser significativamente mejores que los de LCI.

Además, los fondos de bienes raíces tienden a ser más adecuados para objetivos a largo plazo. Después de todo, el período de contribución más largo ayuda a diluir los riesgos y acumular capital al recibir dividendos.

Si no quieres exponerte tanto a riesgos, puede ser más interesante recurrir a las cartas hipotecarias. También es posible realizar ambas inversiones, si esto es de su interés debido a una estrategia de diversificación.

Con esta información has visto que invertir en un fondo inmobiliario o LCI puede ser una buena oportunidad para aquellos que quieran invertir en el sector inmobiliario. Si este es tu caso, evalúa las alternativas disponibles en el mercado y comienza a realizar tus inversiones.

En Grandes Inversiones puedes invertir en renta fija y renta variable de forma práctica. Si quieres empezar a hacer tus inversiones, ¡abre tu cuenta!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fondos Inmobiliarios o LCI: ¿Cuál es la mejor opción? ¡Comprender! puedes visitar la categoría Finanzas.

🔥 También te puede interesar:

Subir