Diferencias clave en la parábola de los constructores sabios y los necios

➕ En este artículo aprenderás:

Todo constructor sabe que necesita una base sólida para sostener una casa. Bueno, acepta un constructor descrito en la parábola bíblica de los constructores sabios y los necios. Podría haber hecho una mejor elección y haber tomado un curso de Construcción 101. Más sobre eso en un momento.

parábola de los constructores sabios y los necios¿Qué hace una base sólida? Trabajo de losa de concreto. Lo mismo ocurre con una pared de sótano vertida o bloques de hormigón colocados en un pie de página.

Por otro lado, construir una casa que se asiente sobre grava no funcionará a largo plazo. La suciedad sería aún menos sólida. Una casa construida sobre arena no tendría ninguna posibilidad.

Nadie se imaginaría jamás construir una casa sobre algo tan inestable e inestable como la arena. Sin una base sólida, el suelo se hundiría bajo el peso de la casa. La más mínima tormenta se llevó la arena y derrumbó la casa.

Irónicamente, hacemos esto todo el tiempo. Sin embargo, no con una estructura de casa real. Lo hacemos con algo mucho más preciado: nuestra vida. Construimos una vida sobre todo tipo de cimientos que no tienen ninguna posibilidad de sostenernos a largo plazo.

Jesús contó una parábola épica sobre un constructor sabio y un constructor necio que destaca este problema. Ambos construyeron sus casas de manera diferente. Y wow... ¿alguna vez han tenido resultados diferentes?

Parábola de los constructores sabios y los necios

Jesús, establece un gran contraste en la parábola de los constructores sabios y los necios. Está en medio de uno de sus momentos de enseñanza más famosos, el Sermón de la Montaña. Hacia el final, desafía a las personas sobre qué hacer con las palabras que les acaba de decir.

La historia y su desafío que se encuentra en Mateo 7:24-27 es la siguiente:

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las hace, lo compararé a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, y soplaron los vientos, y cayeron sobre esta casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre roca.

Mas el que oye estas palabras mías, y no las pone en práctica, será como un hombre necio que edificó su casa sobre la arena: y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, y soplaron los vientos, y azotaron aquella casa; y se cayó. Y grande fue su caída.

Diferencias en constructores

Cada uno de estos constructores tuvo una visión para crear algo hermoso. Cada uno tenía un diseño arquitectónico de cómo se construiría la casa. Y sabían que sería para algo útil: un hogar que una familia pudiera llamar suyo y construir recuerdos allí.

Pero hay una diferencia fundamental en esta parábola entre los constructores sabios y los necios que vale la pena notar. Esta es la esencia de lo que Jesús estaba tratando de decir. Y eso supera cualquier similitud que estos dos individuos puedan haber tenido.

Sabíamos sobre qué sustancia construir. El otro constructor no lo hizo.

El hombre sabio que edificó sobre roca se concentró en algo más que una habitación. Comprendió la importancia de la seguridad, la estabilidad y la longevidad. Además, no tomó atajos para ahorrar tiempo o dinero en el presente. Y mostró compasión y preocupación por las personas potenciales que algún día podrían vivir en esta casa.

Y sabía otra cosa inevitable en la vida: se avecinan tormentas. Cuando ocurren estas emergencias, pueden destruir todo por lo que una persona ha trabajado tan duro si no lo ha planeado.

Contenido relacionado: Conceptos básicos del fondo de emergencia: el paso sobre el cual se construyen todos los demás éxitos

El constructor loco no mostró ninguna de esas mismas preocupaciones. Por alguna razón, no creía que la fundación importara. Para él, se trataba de construir la casa y terminarla lo más rápido posible. No tenía visión a largo plazo.

Pero sobre todo, no había previsto los peligros que se le presentaban. Al final, le costó caro.

¿Qué es esta roca?

Por supuesto, la historia es metafórica. Muchas de las enseñanzas de Jesús lo fueron. Y esta parábola de los constructores sabios y los necios no es diferente.

La roca en este pasaje no es realmente una roca real. Él representa la verdad. Y para Jesús, él era LA VERDAD. Lo expresó de esta manera en Juan 14:6:

"Yo soy el camino, la verdad, y la Vida. Nadie viene al Padre sino por mí. »

no solo es fe en jesus el camino a dios, Jesús es quien nos puede dar estabilidad y seguridad en esta vida. Cuando construimos nuestra vida sobre sus verdades, podemos capear las tormentas de la vida. Tenemos a alguien que nos apoye cuando estas pruebas se nos presenten.

Arena, por otro lado, representa error o falsedad. Está comprando una mentira. Aquellos que ignoran la verdad y eligen seguir su propio camino sucumben a la tormenta al final.

Son barridos... abrumados... arruinados.

Jesús, por supuesto, indica a sus oyentes el valor de seguir sus palabras. Él es la Roca, la Verdad sobre la cual se pueden construir vidas. Pero no puedo dejar de pensar en cómo rock vs. La analogía de la arena se aplica a otras áreas de la vida además de la espiritual, como con nuestro dinero.

Construyendo sobre verdades sólidas como una roca

Cuando se trata de mis finanzas, sé la verdad básica. ganar con dinero implica tres principios básicos. Si gasto menos de lo que gano, me mantengo libre de deudas y ahorro/invierto, tendré éxito.

Es innegable y probado. Esta es LA verdad cuando se trata de tener éxito con el dinero. Los constructores expertos en finanzas entienden esto.

Sin embargo, los constructores financieros tontos no ven esto. Prefieren construir su fortuna sobre la arena. Practican los comportamientos opuestos ahorrando muy poco, gastar todo lo que ganan y usar grandes cantidades de deuda para mejorar su estilo de vida y mantenerse al día con quienes los rodean.

Contenido relacionado: Cómo salir de la deuda y ganar en cinco pasos simples

Los tontos no se dan cuenta de que estos patrones de comportamiento son una receta para el desastre cuando llegan las tormentas.

Preparación para emergencias

Todos tendremos emergencias financieras en algún momento. Ya sea un despido, una enfermedad, un divorcio o una muerte, habrá un momento en el que necesites estabilidad con tus finanzas para algo. Si ha construido bien su base financiera, puede hacerle frente. Si ha construido su mundo financiero sobre la esperanza y la oración, será al menos una lucha y, en el peor de los casos, inmanejable.

Se acercan las tormentas de la vida, ya sea en el ámbito espiritual, su vida financiera, sus relaciones, su carrera o de otra manera. Confía en tu vida a lo que sabes que es verdad, no a lo que crees que es verdad o lo que otros dicen que es verdad.

Y como nos enseña la parábola de los constructores sabios y los necios, confiar en la verdad ayudará a que su casa se mantenga firme.

Deja un comentario o responde una pregunta a continuación: ¿Qué otras diferencias ves en la parábola de los constructores sabios y los necios? ¿Qué estúpidas creencias sobre el dinero has seguido? ¿Cómo te ha ayudado estar preparado/consciente financieramente en un momento difícil de tu vida?

Foto cortesía de Maxime Orlianski a partir de píxel

0/5 (0 Reviews)

🔥 También te puede interesar:

Subir

En modelosydeclaraciones.com usamos cookies para asegurarte una mayor experiencia de navegación. +Info